Gluten si, gracias

Últimamente se ven por todas partes. La nueva moda de la alimentación orgánica (una moda en sí misma) son los productos sin gluten.

A diferencia de los alimentos “orgánicos”, con los que puedo entender parte de la lógica (yo mismo me niego a comer productos inorgánicos que no sean agua o sal), en el caso del gluten no entiendo qué razones han llevado a su demonización.

¿Qué es el gluten?

A parte de una palabra horrible (está a la par con eje pedalierprurito), el gluten es una glicoproteína que se encuentra de forma natural en varios cereales como el trigo o la cebada. En realidad, existen varias proteínas similares que reciben el mismo nombre. El gluten es responsable, entre otras cosas, de la elasticidad de la masa de harina y, más concretamente, del pan. Podríamos decir que la civilización tiene pies de gluten.

La frase anterior fue una excusa para poder poner esta foto.

Por tanto, el gluten forma parte de muchos alimentos tradicionales como el pan o la cerveza, así como de muchos alimentos procesados. De hecho, es muy apreciado por vegetarianos y veganos, que lo usan para dar consistencia y variedad a sus recetas.

Pero…

Desafortunadamente, existen personas que tienen intolerancia al gluten. Las razones pueden ser múltiples: alergia, celiaquía, dermatitis herpetiforme. Los síntomas pueden ser prácticamente inexistentes, simples dolores de barriga o un complejo cuadro clínico. Todo depende del tipo de enfermedad y de la intensidad con la que ésta se presenta. En el caso más común (celiaquía) poco se sabe de las causas, aunque se sabe que existe un factor hereditario importante. Tampoco existe cura, salvo una complicada dieta sin gluten.

Tampoco se conoce exactamente la epidemiología de la enfermedad. Los datos varían entre un 1% y un uno por mil de personas afectadas.

Existe la impresión de que el número de personas intolerantes al gluten ha crecido recientemente, pero no existen datos que lo confirmen. Lo que sí ha mejorado es el diagnóstico, lo cual explicaría que ahora se diagnostiquen muchos más casos que en el pasado. Algo parecido ocurre con el autismo, cuyo número de casos ha aumentado mucho recientemente, más por cambios en el diagnóstico que por alguna causa real. No me extraña que haya quién haya relacionado ambas cosas. Hay gente para todo.

Nuevos casos de autismo en USA

¿Entonces?

La cosa está clara. Los que no tenemos intolerancia al gluten no tenemos razón alguna para evitarlo. Los productos sin gluten no sólo no tienen beneficio alguno para nosotros, sino que su uso continuado puede resultar en una dieta incompleta. Entre otras cosas, parece que existen problemas relacionados con los niveles de selenio. Como decía mi abuela: “come pan, que es muy rico en selenio”.

Además, muchas veces utilizan en su fabricación agentes espesantes como metilcelulosa de hidroxipropilo , xantano o goma guar. Creo que no está de más repetirlo: los alimentos sin gluten se hacen escogiendo cereales que no tienen gluten y añadiéndoles otro producto químico para simular sus propiedades.

Yo por mi parte lo tengo claro, aunque no tiene el exotismo del xantano o la goma guar, yo me sigo quedando con mi gluten.

 

Advertisements

Vamos de cráneo

Hoy los medios han hablado de un tremebundo descubrimiento científico:

El País: Un nuevo cráneo agita el debate de la evolución humana

Huffington Post: ‘Cráneo 5’: tiene 1,8 millones de años y cuestiona la teoría evolutiva de los humanos

Público: Un cráneo de 1,8 millones de años cuestiona la historia de la evolución

El Mundo: Un cráneo de 1,8 millones de años reabre el debate sobre las especies de homínidos

Libertad Digital:Un cráneo de 1,8 millones de años reabre el debate de la evolución

Homo Cabreatus

 

Parecería que el descubrimiento ha dado al traste con la teoría de la evolución, al menos en lo que respecta a los humanos. La realidad es muy distinta. Lo único que ha pasado es que algunos de los investigadores proponen que se junten lo que antes se consideraban diversas especies dentro del género Homo en una sola, ya que no existen suficientes diferencias entre ellas.

También dicen los investigadores que no niegan que hubiese otras especies, sólo que no existen suficientes evidencias fósiles de ello.

Esta claro que este “debate” sólo puede considerarse “agitado” dentro del pequeño núcleo de expertos en este tema. En ningún caso “cuestiona” la evolución humana ni existía un debate previo sobre ella (distinto al continuo debate sobre los detalles que existe en todas las áreas de la ciencia).

Por buscar un símil, esto es algo así como decir que el cambio en la clasificación de Plutón como planeta enano reabrió el debate sobre la existencia de planetas.

Preferimos que nos llamen planetas pequeños

Lo curioso del caso es que, en general, el contenido de la noticia es relativamente correcto en todos los casos. Parecería que el editor no entendió la noticia o simplemente escogió un título cláramente erróneo pero mucho más llamativo.

Por cierto, el titular de El Mundo me parece bastante acertado.

Dinero II: La Isla del dinero Lost & Found

El objetivo de esta entrada, es poner un sistema económico básico, que nos permita entender mucho mejor algunos aspectos del dinero. Intentando quedarnos en la parte de los conceptos, de forma que no perdamos de vista los flujos monetarios, trabajo, etc. Si usásemos directamente nuestro país como ejemplo, creo que sería muy fácil perderse y olvidar conceptos fundamentales, que podrían falsificar conclusiones o las ideas a las que podamos llegar.

La Isla de Lost & Found

Isla Mauricio, cerca de Magadascar.

El nombre está relacionado con la idea de ver donde va a parar el dinero, si puede desaparecer, multiplicarse, y donde o en que se convierte. Las características principales que  nos interesan en la isla, son las siguientes:

  • Tenemos una isla, sin relación económica con el exterior. Tenemos un centenar de habitantes (o familias, da igual).
  • La isla les provee de recursos naturales para vivir aceptablemente bien.
  • El dinero que está circulando entre los habitantes es de 12000$.
  • En promedio cada habitante cobra unos 10$ al mes, y acaba pagando por servicios o materias a otros la misma cantidad.
  • Están tan bien organizados, que básicamente ese dinero en billetes y monedas, va pasando de unas manos a otras, intercambiando los productos. Unos recogen y preparan alimentos, otros arreglan las viviendas/infraestructuras, etc. Así pues el dinero que cobran, es de intercambios con los otros habitantes de la isla, de forma que todos trabajan para el bien de todos, y tienen el dinero como sistema de intercambio de trabajo, bienes, comida, etc.
  • Los habitantes de la isla, viven bastante holgados en cuanto a necesidades. Dicho de otra forma: No están trabajando a destajo todo el día y tienen bastante margen para trabajar más o no a voluntad, y si no lo hacen en algún momento, es básicamente por que no necesitan/quieren.

Por ejemplo, el que recoge fruta, acabará vendiendo la fruta a lo largo de 1 mes, por valor de las 10@. Parte del dinero que cobra por ello, lo gastara en mantenimientos varios, salud, educación, etc, de forma que realmente no ahorra nada a final de mes (Se entiende en promedio a lo largo de un año).

Por ejemplo el medico, trabaja justo para cobrar los 120 $/año, y los gasta en alimentos, mantenimiento, etc. Y así todos y cada uno de los habitantes de la isla.

Dicho de otra forma, en algún momento, crearon su moneda, la imprimieron, se la repartieron entre ellos eliminando probables pagares u otros sistemas de moneda, y es la que siguen usando hoy en día.

Tenemos que la masa monetaria en manos de los habitantes, es en un momento cualquiera, de 12000$ .

El origen de ese dinero

salario

Resumiendo, el dinero, surgió de forma natural, para simplificar lo que venían haciendo. Los habitantes de la isla, se intercambiaban favores entre ellos, lo que dio lugar a múltiples tipos de cambios y trueques variados. A veces algunos de los habitantes, no necesitaban alguno de los productos/servicios que se ofrecían pero si otros, pero que no resultaba sencillo conseguirlos, ya que tenían que pasar por esos productos intermedios innecesarios para esos habitantes. Una solución simple, fue inventarse la moneda, y buscar un valor que satisfaga a todos, en base a las tasas de intercambio que estaban usando.

Los bancos.

Como chiste, es simpático, y aunque quizás en algún caso sea así, y mucha gente crea que siempre es así, está lejos de la realidad.

Como chiste, es simpático, y aunque quizás en algún caso sea así, y mucha gente crea que siempre es así, está lejos de la realidad.

Adicionalmente, en el momento de la creación de su moneda, decidieron dejar un fondo adicional en una especie de caja común, gobernada en principio entre todos, de 100$, por si pudiera aparecer algún imprevisto o para cualquier otra cosa.

Probando a realizar un préstamo.

En un momento dado, uno de los habitantes, debido a un rayo, se le chamusco la casa, y necesita con bastante urgencia realizar reparaciones en su casa.

Para reparar su casa, tiene distintas opciones:

  • Si opta por seguir al ritmo normal, quizás consuma menos de unas cosas, y gaste algo mas en otras relacionadas con la reparación de su casa, pero en este caso, tardará bastante en volver a construirla.
  • Puede ocurrir, que se pongan todos los demás habitantes a ayudarle a construirla. En este caso los demás habitantes, están trabajando y poniendo recursos propios para la construcción de esa casa. Va implícito entonces en que este usuario, ayudaría a su vez a otros en situaciones similares, lo cual no es muy diferente a un préstamo.
  • La opción que nos interesa para poder seguir con el tema de esta entrada al blog, que es en la que el usuario decide tomar parte de ese dinero que está en el fondo común.

El habitante, después de las reuniones pertinentes, tiene derecho a tomar prestada una cantidad de 50$ que es lo que le ayudaría a acelerar la construcción de su casa.

Veamos que efectos inmediatos tiene el que ese usuario tenga ese dinero adicional:

  • Comprará más material del que se compraría en situaciones normales. Esto hace que por ejemplo el que se encarga de vender y preparar la madera, tenga que trabajar más que lo habitual, para proporcionar esa cantidad extra.
  • Contratará algún ayudante, para realizar alguna labor. En este caso, la situación, será alguna combinación de las siguientes opciones:
    • El ayudante, puede dejar de hacer sus labores propias, con lo que finalmente acabaría ganando lo mismo, pero alguien tendría que trabajar más en algún momento para suplir ese mismo trabajo que no realizó.
    • El ayudante, puede simplemente trabajar adicionalmente en esta reconstrucción, en cuyo caso el trabajo adicional lo hace esta misma persona, y es fácilmente identificable.
  • El propio habitante, podría trabajar menos en sus labores habituales, cambiando ese trabajo por el de la reconstrucción. Lo que ocurre, puede ser una combinación de lo siguiente:
    • Si produce, o realiza labores que pueden esperar, pues los demás habitantes, simplemente esperaran a que la reconstrucción esté finalizada, y a partir de ahí tendrá que trabajar más para ir poniéndose al día en los pedidos.
    • Si produce algún tipo de perecederos, por ejemplo fruta, pues no es posible, luego “ponerse al día”, con lo que los demás habitantes, pues simplemente tendrán esa carencia.

En este momento, el dinero circulante en manos de la población es de 12050$.

Devolviendo el préstamo.

Se realizó correctamente la obra, y en este momento, el habitante, tiene que devolver los 50$ tomados prestados.

En el caso más simple, en que su trabajo habitual, pueda “acumularse”, pues entonces tendrá que trabajar más durante una temporada, y esos 50$ adicionales que están en circulación, acabaran de nuevo en sus manos y los devolverá al deposito común (banco), de esta forma, hemos vuelto a la situación original, y siguen igual que siempre, con dinero en circulación: 12000$.

Si el trabajo habitual fuese por ejemplo el de frutero, está claro que si no vendió para alimentación a otros habitantes durante ese periodo, no va a ser posible que le compren toda la fruta que no compraron anteriormente, ya que no la consumirían. En este caso, es posible que el usuario caiga en el caso de no devolver el dinero. Lo que puede hacer en todo caso siempre, es a su vez, seguir trabajando como de costumbre, y hacer alguna labor extra a sus vecinos en algún momento, con lo que irá recuperando el dinero prestado y podrá devolverlo al fondo común.

En ambas situaciones, simplemente el habitante tiene que trabajar exactamente lo mismo más, por el valor de 50$, en un caso trabaja más en su trabajo habitual, y en el otro en cosas ajenas, pero es lo mismo.

Al final, esta situación, es la misma en la que unos se ayudan a otros, y viceversa, pero simplemente la ayuda “debida”, está cuantificada, y es por decirlo de alguna forma, mas estrictamente justa y equitativa.

¿Y si no se devuelve el dinero?

El habitante, no devuelve el dinero al fondo común. En este caso, el dinero en circulación entre los habitantes, sigue siendo 12050$. En este caso, ocurre una combinación de las siguientes opciones:

  • Una parte (o todo) de ese dinero extra (50$), se queda almacenado en manos particulares, en uno o varios habitantes. Debido a que los habitantes, compran lo necesario, pues una cantidad extra de dinero a la larga, no la gastan. Incluso es posible que tuviesen problemas para poder gastar ese extra.
    Ese dinero está por ahí guardado, quedando la situación similar al inicio, aunque el dinero no está en el fondo común.
  • Una parte o todo ese dinero, se gasta, o sea los habitantes, van gastando ese dinero extra en comprar más cosas según va pasando de mano en mano ese dinero extra. Como la tendencia es a consumir lo que quieren y necesitan, y trabajar solo cierta cantidad en promedio, pues lo que va a ocurrir, es la famosa Inflación, en la que los productos acaban siendo mas caros, justo en promedio para compensar ese dinero extra, y la situación volverá a ser estable, aunque los precios algo más caros, pero también ganan justo eso más, así que no hay cambios.

La situación real, puede ser una combinación de los anteriores casos, aunque a la larga, el dinero que está almacenado en las familias, tiene bastantes posibilidades de acabar sirviendo para comprar en algún momento alguna cosa adicional, acabando entonces en el circuito monetario, y aumentando la inflación.

Pero en esta nueva situación, lo que ocurre es que hubo gente que trabajo más en algún momento, para directa o indirectamente hacer la reparación de ese hogar, que no tienen opción a recuperar ese trabajo, o sea que no ocurrirá que en algún momento, tengan contraprestación por ello. Dicho de otra forma: Siempre habrá personas que habrán trabajado gratis, y no se les devolverá el favor realizado.

Prueba de vida II

La prueba del sistema

En la primera parte de este artículo, Prueba de vida, comentaba la posibilidad de poder averiguar la posición de los malosos, comparando el sonido grabado con el conocimiento de los rayos que cayeron en la zona, posición y momento. Existen otras estrategias para obtener la posición, pero esta me pareció simple y tenía ganas de probarla.

Lo que hice, fue probar que efectivamente se puede realizar, entonces realicé un pequeño programa, para demostrar que se puede, y ver un poco que tal de fácil es, y una idea de que resolución se puede alcanzar con cuantos rayos.

Prueba simple

En esta prueba, vamos a comprobar que los conceptos básicos introducidos, son correctos.

Se tuvo en cuenta y se hicieron la siguientes cosas:

  • Los truenos tienen una duración en torno a los 5 Sg y ocurren en diferentes intervalos de tiempo
  • Se tiene en cuenta la distancia y la velocidad del sonido para el tiempo en que llega este a un lugar
  • Se tuvo en cuenta atenuación con las distancia estando el alcance máximo en 10 Km
  • Se representa con colores los sitios probables, va del azul oscuro como poco probable, al rojo intenso con lo mas probable.
  • Usamos un pequeño mapa, con una rejilla que tiene 1Km de ancho cada cuadricula, y cada pixel son 100m
  • Aunque los alcances de los truenos. separación temporal y espacial, puede que estén exagerados, no es demasiado importante, para esta prueba.
  • La función usada para comparar las señales de sonido, fue la correlación cruzada.

Simulamos entonces un  trozo de territorio, en el cual hay un lugar que no conocemos, pero del que tenemos grabado el sonido de los truenos.
Lo primero a probar, es con un único trueno en la zona. Tenemos la siguiente imagen:

Trueno1

El lugar secreto, está marcado con un punto verde, y se supone que es lo que tenemos que encontrar.
El único trueno que se escucha es por la caída del rayo en el lugar marcado, y el circulo grande naranja es el alcance máximo del sonido del trueno (10 Km).

En esta prueba, el rayo cayó a 4 Km de distancia del lugar secreto. Al comparar todos los sitios posibles del área, con la grabación obtenida (en el punto verde), tenemos lo que nos podíamos esperar: Los sitios mas probables, están efectivamente en un radio de 4Km del impacto del rayo. Dicho de otra forma, es el conjunto de lugares, en los que escuchamos el trueno a unos 11 Sg de diferencia con el rayo.
¡Perfecto, todo encaja bien!

Prueba con 2 rayos

Ahora, vamos a probar poniendo otro rayo a la derecha del sitio, que va a caer unos 14 sg después del primero. Es fácil presuponer, que tendremos seguramente 2 círculos en torno a cada rayo donde hay cierta probabilidad de que sea el sitio buscado, y que además coinciden en una zona, entorno a sitio real, donde la probabilidad de que esté por ahí, sea mucho mayor (mas rojiza en el gráfico).

Hacemos la prueba, y obtenemos:

Trueno2

Se ve, el mismo circulo que antes, y el nuevo circulo creado por la caída del otro rayo, que también nos da una zona probable entorno suyo. Pero se ve que la mejor zona, es donde precisamente se juntan ambos círculos, que corresponde bien con el sitio que queremos descubrir.

Problemas a la vista…

Pero aparece un problema inesperado: ¡Otro circulo de probabilidad! centrado en el primer rayo, y cerca del alcance máximo del mismo. Lo que nos indica, es que en esos lugares, escucharíamos algo con cierto parecido a lo que se grabó en el punto verde objetivo.

Está claro, que a la vista de esto, me puse a hacer pruebas, y a buscar problemas en el código, ya que no parece en absoluto normal.  El programa estaba bien, y realizaba exactamente lo que había programado, que incluso ¡coincide con lo que yo quería que hiciera!.

Explicación

En la grabación que usamos para comparar, la que está realizada en el punto verde, escuchamos 2 truenos, uno sobre el segundo 11, y otro poco mas débil sobre el segundo 14 +15=29 (14 segundos del retraso sobre el primero, más el tiempo en llegar) . Y lo que hacíamos es comprobar en cada punto del mapa, lo que hubiésemos escuchado si estuviésemos ahí, con lo grabado.

Ahora tomamos un punto a la izq del mapa, en el anillo exterior azul desconocido, para comprobar que ocurre. Lo que se nos está indicando, es que esos lugares, se parecen en algo al sitio realmente buscado.  Podemos ver que la distancia al punto de impacto del primero rayo es de 9 Km. Es fácil ver que el tiempo en recorrer el trueno esa distancia, es de aproximadamente unos 29 Seg. ¡Que casualidad!, resulta que es el momento de paso del segundo trueno por la grabación que tenemos.
Dicho de otra forma: El trueno producido por el primer relámpago en esos sitios lejanos, puede ser confundido con el trueno del segundo relámpago.

Si esto es cierto, entonces basta con poner los relámpagos suficientemente separados en el tiempo, y probar.

Truen03

Efectivamente, al hacer eso, el circulo externo, desapareció.
Pero el sistema no resulta ser tan bueno, como me podía imaginar. Usando la función de correlación, el simple encaje de un trueno, puede ser casi tan importante como el encaje de 2 truenos. Se puede ver en el dibujo, en que en el entorno del primer rayo, como está mas cerca y es más potente, se ve muchos sitios de color rojo.

Podemos probar a poner más rayos, suficientemente separados en el tiempo, y tenemos lo siguiente:

Trueno4

Como podemos ver, no parece que ganemos demasiado si introducimos más rayos, lo cual a priori podría parecer que sería mucho más beneficioso.

En todo caso, nos puede servir para descartar muchos sitios donde podemos estar muy seguros de que no está.

Quizás mejore el sistema si se usa otro tipo de sistema de comparación, que no sea la correlación cruzada.

Si alguien tiene interés, le puedo proporcionar el código del programa, está realizado en c#.net usando wpf.

Saludos.

Inventos y Alberto Vázquez-Figueroa: relación si la hubiera

Existe la percepción de que los inventores son las personas que tienen ideas revolucionarias, no aquellas que dedican tiempo y esfuerzo a convertir una idea preexistente en algo práctico. Por mucho que sepamos que Edisón dedico miles de horas a convertir la idea de iluminar con un filamento calentado con electricidad (algo que, sin duda, estaba en la mente de muchos) en una realidad. Lo cierto es que la tendencia que tenemos es a asociar los inventos a súbitos ataques de inspiración.

Noto un calorcillo en la chola

La realidad es que la mayoría de los inventos ya habían sido ideados con anterioridad por muchas personas. Estoy seguro de que casi todo el mundo había pensado alguna vez en ingenios voladores antes de que los hermanos Wright resolviesen la mayoría de los problemas técnicos. Por la misma razón, tiendo a pensar que Leonardo Da Vinci tiene una fama inmerecida. La mayoría de sus diseños no son funcionales y muchos de ellos contienen errores garrafales. La mayoría de ellos no me parecen más que cosas que a Leo le debían parecer “molonas”.

Recuerdo que cuando era pequeño también hacía dibujos de “inventos”. Uno de ellos era un submarino con propulsión humana y con un tubo conectado a un flotador para el aire. Entre los muchos problemas de mi invento está el hecho de que esas palas parece que generan el mismo inpulso hacia atrás que hacia adelante. Probablemente el cacharro acabaría girando sobre sí mismo.

invento1

Reconstrucción

Si alguien piensa que Da Vinci está por encima de errores tan garrafales, la realidad es que no. Como ejemplo tenemos su diseño de un tanque:

¿O quizás era un OVNI?

Como puede verse, el mecanismo haría que las ruedas girasen en sentidos opuestos. Hay quién dice que Leonardo lo hizo así a propósito, para confundir a quién robase sus diseños; aunque la solución a ese error de diseño es obvia.

Pero dejémonos de preámbulos y veamos el nuevo y sagaz invento de Alberto Vázquez-Figueroa, según se presenta en las páginas de El Mundo:

La primera locomotora a vapor avanzaba a una velocidad máxima de ocho kilómetros por hora; las actuales superan los 300.

Mucho ha mejorado el transporte por ferrocarril en poco menos de 200 años, pero por desgracia existe un punto en el que no lo ha hecho en idéntica proporción: la prevención de accidentes.

Evidentemente, Vázquez-Figueroa (V-F) se aprovecha del reciente accidente de tren para darse publicidad en connivencia con El Mundo que, no sólo publica su invento, sino que lo hace protagonista de “una hora con los lectores”. Su artículo comienza con su habitual estrategia de decir cosas sin proporcionar dato o argumento alguno. ¿Por qué dice que la prevención de accidentes no ha avanzado en la misma proporción? ¿En qué datos se basa? Yo podría decir que si una persona de hace 200 años pudiese ver un tren de alta velocidad actual sobre las vías lo reconocería como un tren del futuro, más rápido y estilizado que los suyos. Sin embargo, si viera una moderna sala de control de tráfico ferroviario probablemente no sabría lo que estaba viendo.

En los últimos tiempos se han producido varios accidentes con un doloroso y considerable número de víctimas a lo que hay que sumar un alto costo económico.

Casi todos se debieron a que un obstáculo colapsó la vía o a un corrimiento de tierra causado por las lluvias y en ningún caso los maquinistas tuvieron posibilidad de evitar la colisión ya que su velocidad era excesiva en relación al tiempo de reacción y el espacio necesarios para conseguir que el convoy se detuviera.

No debería considerarse «fallo humano» al tan directamente relacionado con la carencia de «espacio-tiempo» a la hora de detenerse porque no se le pueden exigir los mismos reflejos a un maquinista que conduce un tren a 300 kilómetros por hora, que los que se le exigían a quienes los conducían a 100.

Parece que V-F o El Mundo han recuperado un artículo antiguo, porque lo que aquí se dice no se aplica al accidente de Galicia; en cualquier caso, doy por válido su análisis.

Con objeto de obtener la necesaria ampliación de ese «espacio-tiempo» de reacción, he diseñado lo que he dado en llamar «Explorador de Alta Velocidad». Esencialmente su funcionamiento es el de una locomotora de similares características que la del tren al que precederá, pero de mucho menor tamaño.

No está tripulado puesto que en realidad se trata de una «lanzadera-robot» que hace las veces de «pez-piloto» ya que, por medio de cámaras de televisión y dispositivos de alarma mantiene al corriente en todo momento al maquinista sobre el estado de la vía.

La distancia que separa al tren del «Explorador» se encuentra determinada por la velocidad de la marcha así como por el espacio que necesitará el convoy a la hora de detenerse con suavidad sin llegar a colisionar con el obstáculo.

Las negritas son del artículo original. La idea es ingeniosa y demuestra que V-F ha pensado en el tema durante unos minutos o quizás unas horas. El problema con este tipo de cosas es que en el mundo hay miles de ingenieros de ferrocarriles dedicando muchas horas del día a pensar sobre trenes, vías y seguridad. Resultaría sospechoso que no se le hubiese ocurrido una idea así a alguno de ellos. Tras un par de minutos en Google Patents encontré esto:

Este invento es un vehículo y un sistema para prevenir accidentes de tren y descarrilamientos. Más específicamente, el invento consiste en un vehículo de seguridad que se mueve por la vía delante del tren y previene a éste de colisiones con objetos en la vía y descarrilamientos.

La patente continúa explicando el invento: GPS, comunicación con el tren, etc. La fecha de solicitud es octubre del 2002, ocho años antes que el supuesto invento de V-F; aunque estoy seguro de que ideas similares son casi tan antiguas como las locomotoras. Pero sigamos con el artículo de V-F:

También va provisto de un rastreador capaz de detectar la más mínima alteración en su recorrido a base cotejarlo metro a metro con la información que previamente ha almacenado en su sistema informático. Esa memoria visual de altísima precisión constituye el alma de su funcionamiento ya que en cuanto detecta la más ligera diferencia entre lo que «Ya ha visto» y lo que «ve» alerta del peligro, especialmente en aquellos lugares en los que cabe la posibilidad de un atentado terrorista.

Aquí tenemos un ejemplo de que V-F desconoce las dificultades asociadas a su invento. Aunque es posible imaginar algo así y, ciértamente, es posible comparar imágenes similares en busca de diferencias; un sistema como el que propone daría muchísimos más resultados negativos que positivos.

De igual modo cuenta con un inhibidor de señales de radio que evita un atentado desde larga distancia durante el tiempo que tarda en pasar el tren. Al avanzar ambos a idéntica velocidad su capacidad de frenada será tanto mayor cuanto menor sea su masa en relación a la del tren, y por el hecho de no ir tripulado y todos sus elementos están sujetos no sufre en exceso los efecto de la inercia.

De nuevo V-F inventa sin saber. No existen los “inhibidores de frecuencias”, los aparatos así llamados lo que hacen es saturar las frecuencias que se quiere “inhibir” con otras de más potencia. Inhibir una señal significa impedir cualquier uso de esa frecuencia. Lo que significaría que el tren se quedaría sin comunicaciones, GPS, etc. Y lo que es peor, sin poder conectarse con el carrito.

Por supuesto, podrían dejar ciertas frecuencias libres, pero entonces nada impediría a los terroristas usarlas.

Y en cualquier caso, tampoco hay nada que impida a los terroristas usar otros métodos. Un simple mecanismo de relojería o activación por sonido son dos posibilidades; pero hay muchas más.

En caso de emergencia suelta un gran paracaídas muy visible que le ayuda a detenerse con mayor facilidad.

[…]

Debe ir pintado de colores llamativos y emitir un agudo pitido de alarma hacia el frente de tal manera que no moleste a los viajeros pero sirva para anunciar su llegada seguida de la de la totalidad del tren, lo cual evita de igual modo gran numero de accidentes en los pasos a nivel sin barreras y en las estaciones en las que los pasajeros cometen la imprudencia de atravesar las vías.

Nada que comentar, simplemente me pareció gracioso.

Su coste puede cifrarse en torno a los 25.000 €, lo que resulta muy bajo en relación con sus prestaciones, y debería estar subvencionado por las compañías aseguradoras que son las mayores beneficiarias de sus servicios dado que les ahorrará enormes sumas en el pago de indemnizaciones.

“Puede cifrarse en torno…” es una frase muy ambigua. Estoy seguro de que V-F se sacó esa cifra de la manga, a juzgar por su descripción del resto de tecnologías de las que habla. Pienso que sólo el paracaídas de seguridad y el mecanismo de disparo ya debe ser un elemento bastante caro; y es sólo una pequeña parte del total. Pero dudo que V-F se haya parado a pensar en esos detallitos.

¿Dónde están los números?

Acabo de leer un ensayo en el que su autor rememora los tiempos anteriores a la televisión, cuando la radio de la casa era casi la única fuente de información y entretenimiento. El ensayo describe al propio autor cuando era niño girando el sintonizador mientras el dial se movía por las diferentes frecuencias y cómo, para él, cada estación estaba asociada a un número de kilociclos determinado. En ese momento caí en la cuenta de algo.

¿Dónde están los números?

Evidentemente, los números siguen ahí, en el platónico mundo de las ideas (al menos para aquellos que crean en el platonismo matemático); pero lo cierto es que, en un mundo cada vez más tecnológico, los números parecen tener cada vez menos presencia en nuestras vidas. La razón, me parece a mí, es que entre nosotros y la realidad (describible con números) se nos ha colado un filtro. Un filtro de mercadotecnia. Vamos a ver unos ejemplos para que se entienda lo que quiero decir.

La radio sigue existiendo, pero ya no es necesario saberse número alguno. Pulsamos un botón y el sintonizador automático nos va mostrando nombres: “Radio Nacional”, “La SER”, “La COPE”. Podemos asociar estas cadenas a botones numerados de sintonización rápida, pero estos números no representan nada real, son sólo mnemotécnicos. En la actualidad no es necesario saber nada sobre frecuencias para escuchar la radio.

Lo mismo ocurre en la televisión. Tenemos mandos a distancia con botones numerados y los expertos en mercadotécnia escogen los nombres de las cadenas para simplificar nuestra “elección”. Pero no existe correspondencia alguna entre esos números y la frecuencia a la que las emisoras emiten.

De forma similar, hace no muchos años, cuando Internet daba sus primeros pasos (me gusta usar metáforas ridículas, como hacen los periodistas), era necesario saberse o apuntar las direcciones IP. En lugar de Google decíamos 173.194.73.147, que son los números que realmente usa Internet para manejar los paquetes de información. Por supuesto, en los tiempos de los que hablo aún no existía Google (ni la web, ya que estamos).

Reconozco que en todos estos ejemplos, la razón del cambio es compresible. Los números son, generalmente, más difíciles de recordar, especialmente, cuando hay muchas cadenas o direcciones. Además, son dependientes del medio usado para la transmisión. Telecinco sigue siendo Telecinco, no importa si la vemos en la televisión tradicional, TDT, cable o Internet. Sin embargo, no deja de ser cierto que cada vez estamos expuestos a menos números.

Por eso voy a dibujar un siete

Entran los “expertos” en mercadotecnia

Hay casos, sin embargo, en los que la cosa está tan clara.

Cuando llegué a Estados Unidos, muchas cafeterías ofrecían tres tamaños de café medidos en onzas. Muchas veces, al lado de las onzas se indicaba que se trataba de pequeño, mediano, o grande; pero la medida estaba ahí. Starbucks, sin embargo, llama a sus medidas tallgrandeventi. Yo pensaba que parte de la razón era para no confundir medium, como tamaño del café, de medium roast (tipo de café, algo que también hay que elegir); pero parece que la única razón es pura y desagradable mercadotécnia. Los signos son claros, palabras exóticas (“grande” es exótico en inglés) y que tratan de exagerar las virtudes del producto: “tall” es ahora el café más pequeño.

Pero lo peor es que esa denominación se está extendiendo a otras cafeterías que no son Starbucks. Donde antes teníamos la precisión de las onzas (aunque desconozco lo que es una onza), ahora vemos el tamaño de los cafés desvirtuado por el filtro de la mercadotécnia.

Otro ejemplo claro son los coches. Hace años, los coches se conocían por su número de modelo: Seat 600, Peugeot 504, Renault 8. Es cierto que esos números no siempre tenían un significado claro, en el mejor de los casos eran más o menos consecutivos, indicando el orden en el que se iban diseñando, en el peor de los casos, eran simples etiquetas.

Ahora los modelos de coches tienen nombres pretenciosos. No voy a poner ningún ejemplo real porque no los recuerdo, pero seguro que todos sabéis a qué me refiero: Mitshubishi Cilantro, Seat Alcarria o Ford Almena. De nuevo, pasamos de los fríos números a las etiquetas que evocan un falso exotismo.

Tengo la impresión de que hay muchos más ejemplos, pero no se me ocurren más.  ¿Alguna idea?

Los energéticos

De un tiempo a esta parte es común encontrar noticias sobre “nuevos” métodos de obtención de energía, un tema que ya he tratado en otro sitio. La mayoría de las veces nos intentan vender ideas en las que la mayoría de la gente ha pensado alguna vez como si fueran ideas geniales en las que la “comunidad científica” no había caído. Por supuesto, en esos artículos el conocimiento de la conservación de la energía brilla por su ausencia. El buscador del mundo, en la primera página de búsquedas devuelve lo siguiente sobre “cargar móvil”:

‘Árboles’ para cargar el móvil: Dos estudiantes de la UJI de Castellón diseñan dos ‘árboles solares’ que permiten recargar teléfonos móviles, tabletas o portátiles.
Un tejido ‘inteligente’ para cargar el móvil con la ropa: Científicos de EEUU han desarrollado una prenda que almacena energía eléctrica y podría servir para cargar teléfonos móviles.
Un móvil cargado con la voz: Un dispositivo permite generar electricidad para recargar una batería con la presión sonora de la voz y el sonido ambiente de la calle.

Hoy quiero hablar de la siguiente noticia de El Mundo:

Las baldosas inteligentes que generan electricidad

Toda gran idea tiene su momento eureka, y el de Laurence Kemball-Cook ocurrió cuando estaba aún estudiando diseño industrial en la Universidad de Loughborough…

Empezamos mal con el título. Generalmente se aplica el adjetivo “inteligente” a toda cosa que muestra un comportamiento que depende de la situación. Generalmente se espera algo con cierta complejidad, yo por ejemplo, me lo pensaría dos veces antes de decir que las farolas que se encienden solas de noche son “inteligentes”.

En cualquier caso, aquí tenemos unas baldosas que simplemente generan electridad. Son tan inteligentes como un molino de viento o el generador de un coche (es decir, poco).

elcantodelloco

Pero bueno, no nos quedemos en el título. La suposición de que a nadie antes se le había ocurrido extraer energía del caminar no se sostiene. Hay por ahí varios “inventos” de zapatillas para recargar móviles, por ejemplo. De hecho me parece que la mayoría de las personas ha pensado en ello durante un microsegundo antes de darse cuenta de que es algo bastante poco práctico.

Y así, con 50 libras y un ordenador portátil, comenzó en 2009 la odisea de Pavegen, a la búsqueda de la baldosa inteligente, que se hunde apenas cinco milímetros, suficiente para generar ocho vatios de energía con cada pisada gracias al uso de materiales piezoeléctricos.

Claramente el redactor no escatima elogios sobre el inventor y su “odisea”. Lamentablemente, en cuanto deja el lenguaje florido y comienzan los datos se equivoca. Los vatios son una unidad de potencia (energía por unidad de tiempo). Su error es como decir que la distancia entre Madrid y Barcelona son 120 km/h. No se trata de 8 w por pisada, sino de 8 w de potencia media al caminar.

Mis propios cálculos me dicen que esos 8 vatios son aproximadamente correctos, corresponden a una persona de 80 kg bajando 5 mm en un paso de 0.5 s de duración. Para que nos hagamos una idea, una sóla persona podría iluminar una bombilla de 8w (bastante poco potente) si no dejase de caminar sobre este tipo de baldosas.

La conservación de la energía

La noticia da a entender que la energía la generamos al andar normalmente, sin enterarnos. Como si al andar fuéramos dejando energía suelta por ahí, desaprovechada hasta ahora.

La realidad es que no. Al andar gastamos la energía justa para desplazarnos, y nuestro cuerpo es bastante eficiente en ese aspecto. Si las baldosas generan 8 w a nuestro paso eso significa que tenemos que hacer más esfuerzo al andar. Es como cuando andamos por la arena. En ese caso parte de la energía se pierde en forma de calor, por el rozamiento de los granos de arena y por eso nos cansamos más al andar por la playa. También podemos verlo como si tuviéramos que subir una cuesta en la que ascendiésemos 5 mm a cada paso, es decir, más o menos una cuesta del 1%. Puede parecer poco, pero es una cuesta. Si damos a la gente la elección de ir por lo llano o pisando unas baldosas “que cansan”, es probable que escojan ir por lo llano.

A todo esto tenemos que sumar que esa energía es la que está disponible, no la que podemos obtener, que en general suele ser mucho menor. Además de tener que construir las baldosas, colocarlas, conectarlas a la red (también hay perdidas de energía en este proceso), mantenerlas etc.

Pero eso no es todo. Una vez que hablamos de grandes números como miles de personas, podemos empezar a hacer otros cálculos. Esa energía que generamos proviene de nuestros alimentos. Cada uno de nosotros tendrá que comer un poco más para tener la energía suficiente para luego dársela a las baldosas. Eso significa quemar la comida en nuestro cuerpo (bueno, un proceso similar) y generar CO2. Bien podríamos quemar esos alimentos directamente y generar electricidad del calor en lugar de hacer nosotros el trabajo. Si alguien piensa que no es lo mismo, la cosa es muy sencilla. Los alimentos tienen energía en forma de enlaces químicos, quemarlos o realizar una reacción totalmente equivalente en el interior de nuestras células resulta en la misma cantidad de energía liberada y la misma cantidad de CO2. De nuevo: conservación de energía y conservación de la masa.

Electricidad de los coches

El artículo termina así:

El futuro de las ciudades está en los coches eléctricos, y el rodamiento de los neumáticos se convertirá con el tiempo en un generador de energía”. De momento, nos quedamos con las pisadas, unas 4.000 por cabeza y por día.

En este caso, la situación es tan clara que me sorprende que haya gente que no lo vea. Cualquier energía que saquemos de los coches la estamos sacando del combustible de éstos. Eso significa que no sólo estamos usando el mismo combustible del coche para generar la energía, sino que lo estamos haciendo de una forma muchísimo menos eficiente.

Cargar el móvil en 20 segundos

Cambiando de tercio (¿este sería el segundo tercio?), ayer vi la siguiente noticia sobre una adolescente que ha inventado un sistema para cargar la batería del móvil en 20 segundos:

Crean un mecanismo para cargar el móvil en 20 segundos
Una joven estadounidense crea un dispositivo capaz de almacenar energía en un pequeño espacio

Nuevamente tenemos a alguien joven, que supuestamente ha inventado algo que se les había pasado por alto a los miles de investigadores que dedican todo su tiempo a trabajar en esas cosas. Estaría bien si fuera verdad, pero no. No se trata de una batería de móvil, sino de un supercondensador, algo que por cierto ya existe. No quiero quitarle mérito a la chica porque seguro que ha hecho algo interesante, pero no se trata, ni mucho menos, lo que los periódicos creen (o nos quieren hacer creer) que es. La densidad de energía que un condensador, por muy super que sea, es mucho menor que la de una batería. De momento olvidémonos de usarlos en nuestros móviles si no queremos llevar la batería en un carrito. Más infomación aquí.

Prueba de vida

Previo

El titulo que da esta mini-entrada, es el mismo que el de una película (Proof of Life) con Russell Crowe. Viendo la película, hay un momento en que ellos están negociando con un secuestrador, y suena un trueno fuera de casa, que también suena en la radio que usan para comunicarse. Russell, determina que efectivamente el secuestrador no anda muy lejos en la realidad…
Proof-of-Life-meg-ryan-281753_450_300

Ampliando la idea

Pues inmediatamente, me puse a divagar acerca de la idea de si es posible conocer un poco mejor la posición del secuestrador (sobre todo si está en zonas más remotas), si tuviéramos la suerte de una pequeña tormenta eléctrica en la zona.

¿Se puede entonces?

Pues a priori si. Necesitamos que al menos podamos tener la localización y momento de los impactos de los rayos, cosa que es bastante probable tener, ya que casi está a nivel mundial, y no es difícil acceder a esos datos de forma publica.

Tenemos entonces la grabación de lo que escuchamos por la radio, en la cual deberíamos de tener cuantos mas rayos, mejor, pero lo mínimo sería escuchar al menos 3 truenos para localizar una zona. Con 2 tendríamos como mínimo 2 zonas posibles, y si el total de truenos existentes en ese momento fuesen muchos, se podría complicar la cosa.

Técnica

Lo que buscamos es según los rayos, ver en que lugares podríamos escuchar lo mismo que se escuchó por la radio.
Para cada lugar en las zonas a examinar, obtenemos una serie de valores temporales de sonidos que se habrían escuchado ahí, en función de los rayos caídos. Evidentemente, se tiene en cuenta el retardo del sonido para llegar a ese lugar. Precisamente, ese retardo, es probablemente lo que mejor nos va a servir para discriminar los lugares.
Como tenemos el sonido registrado por la radio, lo que tenemos que hacer es simplemente un producto de convolución entre el obtenido y el teórico. Con esto, lo que tenemos es un valor que nos dice que tal encaja el uno con el otro (en un momento dado).
Repetimos todo esto a lo largo de un mapa, tomando por ejemplo puntos separados unos 300m, podemos tener representado una bonita imagen superpuesta con colores indicando los lugares más probables de encaje.

Problemillas finales

Uno de los primeros problemas que tendremos, es la precisión de la posición de los rayos, que quizás sea del orden del Km, siendo optimista… En cuanto al momento de caída del rayo, no hay problema, la precisión es mayor que 1Sg.
El otro problema, es el trueno en si: Los rayos, muchas veces no caen verticalmente, suelen caer a menudo con bastante inclinación, (además de los rayos de nube a nube), o con bifurcaciones. Tenemos entonces que quizás exista una gran diferencia entre la posición del rayo en la nube, y el mismo en tierra. Esto nos afecta al trueno, no lo vamos a escuchar como un sonido puntual, sino como algo bastante mas alargado en el tiempo, tal como estamos acostumbrados a escuchar, y nos puede introducir un error al interpretar los sonidos grabados para fijarlos en el tiempo.
A pesar de estos problemas, me atrevo a aventurar que se puede sacar mucha información y bastante útil. Que puede poner fácilmente en una zona no muy grande al emisor.

Forzando la situación

Antes, en una llamada telefónica, se podía intuir que algo pasaba, ya que se escuchaban unos clicks si te interferían la línea.
Aquí, podríamos tirar unos voladores desde sitios controlados, y usarlos como referencia, aunque creo que sería bastante más sospechoso.

Equinoccio de primavera.

Hoy es el Equinoccio de primavera, seguramente muchos ya conocéis eso de que el día dura igual que la noche, que empieza la primavera, que la sangre empieza a alterarse, etc.

Simplemente voy a añadir unas fotos que quizás muestren mejor que es exactamente eso de que el día dura lo mismo que la noche.

En la siguiente tenemos unas imágenes, que aunque generadas por el Google Earth, no difieren de la realidad en lo que nos interesa. Por supuesto, que nadie se ponga a buscar los paralelos y meridianos pintados en el suelo… Están ahí para que resulte mucho mas fácil identificar cuales son los polos geográficos.

Tenemos la primera imagen, que es la del polo Norte, en la que podemos ver la parte mas oscura de la tierra, que es la parte que queda en la noche, y la clara que es la del día.  El limite entre ambas no queda demasiado claro (ni oscuro…), ya que es precisamente la zona de penumbra.

Polo Norte

 También podemos ver lo que ocurre en el polo Sur.
Polo Norte
 

Lo que ocurriría los demás días del año (salvo el equinoccio de otoño), es que la parte de sombra, invade mucho mas el polo norte, y la parte soleada mucho más el polo sur (al revés en nuestro verano).

 

También se puede ver en los típicos mapas que vemos a veces en el que se representa la tierra en un plano. En esos mapas vemos las partes de noche y día bastante bien marcadas. Las veces en las que vemos precisamente esas marcas como líneas verticales son 2, y hoy es una de ellas.

Polo Norte

Finalmente la imagen de la tierra, donde vemos como la sombra está perfectamente alineada con el eje Norte Sur.

Polo Norte