La erótica del poder

Se vuelve a hablar de Dominique Strauss-Khan (DSK) y como siempre es por algo relacionado con un escándalo sexual.

Anteriormente supimos de una supuesta violación a una empleada de hotel. DSK primero dijo que había ocurrido un encuentro sexual pacífico, pero que era una falta moral y un error de juicio, después habló de una conspiración, trató de usar la inmunidad diplomática, amenazó con denunciar a la empleada y, finalmente, acabó pagando 800.000 euros para evitar ir a juicio.

Cada uno es libre de pensar lo que quiera, pero para mí la cosa está bastante clara. Lo que más me indigna es que DSK nos quisiera vender la historia de que la empleada del hotel lo había encontrado atractivo y por eso habían tenido relaciones sexuales.

Huelo a viejo y eso les pone

 

Ahora le acusan de proxenetismo, por organizar fiestas junto a sus amigos en las que había prostitutas. La línea que separa el proxenetismo y “contratar siempre a las mismas putas” es muy fina y es posible que se libre de ésta, sin embargo su línea de defensa no pasa (por el momento) por reconocer la situación. DSK asegura que no sabía que eran prostitutas y que él sólo es un “libertino”.

Este tipo de argumentos funciona bien en Europa. El argumento parece ser el siguiente:

  • En Europa no somos unos puritanos como en Estados Unidos. Cada uno es libre de llevar la vida sexual que quiera, incluso aunque sea (o haya sido) candidato a la presidencia.

Este argumento funciona porque nadie quiere parecer un mojigato y encima pone a Europa a un nivel de sofisticación superior al americano. Funciona tan bien que mucha gente olvida que eso no es el problema real. Veamos cuales son los problemas reales.

  • DSK está continuamente al borde del chantaje.
  • De haber llegado a presidente, esos chantajes los pagarían los ciudadanos (ver más abajo).
  • Su falta de control no parece un buen rasgo de caracter para un futuro presidente. ¿Es fiable en una reunión internacional si le camelan con mujeres?

Por no decir que el argumento de “no sabía que eran prostitutas” añade dos problemas nuevos:

  • DSK no sabe en qué mundo vive ni distingue profesionales de amateurs.
  • DSK sigue pensando que es un adonis.

A mí personalmente, lo que haga DSK en su tiempo libre me parece bien siempre que no sea un delito, pero las cosas que hace alguien que ha sido (y quizás siguiese teniendo intención de volver a ser) candidato a la presidencia deben estar sujetas a otro tipo de escrutinio, ya que revelan datos importantes para los votantes.

Berlusconi

Antes de DSK, Berlusconi ya trató de jugar la carta del libertino. Cuando se supo de las velinas, su mansión de Villa Certosa y sus orgías, Berlusconi jugó con su imagen de Alfredo Landa de la política. Haciendo chistes, gestos y, en resumen, insinuando que el era un macho y tenía la obligación moral de follarse a todo lo que pasaba (o, mejor dicho, le ponian delante).

¡Una sueca! Vamos allá Silvio, tú puedes

De nuevo se habló de que el pobre Berlusconi también tenía derecho a su vida privada, y que en Europa del sur estamos hechos de otra pasta. Se intentaba así no hacernos pensar en lo importante: los chantajes a los que estaba sometido Berlusconi por tener sexo con menores, redes de prostitución, cocaina y otras cosas. La mayoría de esos casos se taparon con dinero.

Juan Carlos I

El rey, a su manera (campechana), también entra en esta lista. Sus amoríos son conocidos por los periodistas y, algo menos, por la ciudadanía. El rey ha sido chantejeado (que se sepa) en varias ocasiones. Una tal Olghina (con la que tuvo relaciones de joven) por una hija que al parecer es del rey (algo que en España apenas es conocido) y por Barbara Rey, que grabó varias conversaciones, entre las cuales parece que habló de temas delicados (el GAL entre ellos). Es difícil saber las cantidades pagadas en cada caso (en el caso de Barbara Rey se habla de 4 millones de dólares), pero no es difícil averiguar el origen de esos pagos: los fondos reservados. En otras palabras, tu y yo.

En resumen, por mí que sean todo lo libertinos que quieran o puedan (yo puedo menos de lo que querría); pero para ser presidente, primer ministro o rey, hay que pensárselo un poco más antes de sacar la chorra.

 

Me llena de orgullo y satisfacción despedir este artículo

 

Advertisements

2 comments

  1. Creo que DSK está muy lejos de la acusación de proxeneta. Por muchas veces que vaya de prostitutas, o que sea asiduo a las mismas. Ni siquiera sé si existirá exactamente en prostitutas de ese nivel ese personaje, al menos en el sentido habitual que se da en la mayor parte de los puticlubs y prostitutas de la calle.
    De Berslusconi, pues un comentario que siempre digo: Se le acusa de acostarse con una menor (entonces), y el se defendía de que no parecía menor. Podéis ver imágenes de ella, y que cada uno piense lo que quiera. Pero a lo que voy, es: Imaginaros que en vez de estar con esa tia (u otras similares), está con con otras de su edad y sale igualmente en todos los medios de comunicación ¿A que no da el mismo efecto? 🙂
    Del Rey, pues es difícil saber cuanto hay de verdad. Es posible que tuviera algún rollo por ahí, pero es bastante raro todo lo que lo rodea, y en todo caso, está muy lejos de los 2 personajes anteriores.

  2. Yo me reafirmo en que, más importante que los casos que los periódicos escogen por ser llamativos, es el hecho de que DSK, Berlusconi y el Rey parecen gente poco fiable. De la misma forma que no escogería a alguien que se jugara grandes cantidades en el casino para que guardase mi dinero (aunque cada uno tiene derecho a jugarse su dinero), tampoco escogería para presidente de mi país a alguien con un punto débil tan claro. Estos tíos son fácilmente chantajeables y hasta pueden dar información confidencial en la intimidad (como se dice que hace el rey a veces).

    Para mí no es tanto que Berlusconi estuviera con una menor, como que me parece claro que piensa con la polla. Y esa es una característica que no busco en un presidente.

    Respecto al rey, efectivamente es difícil saber cuánto hay de verdad. Hay leyes y autocensuras que impiden que nos llegue la mayor parte de la información. Pero estoy de acuerdo en que no parece que sea asiduo a orgías.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s